Axe Look Elegante: Pomada Clásica

en-profundidad

Causando una impresión: El Poder de la Pomada

Desde el jopo hasta el pompadour, algunos de los estilos más icónicos del siglo XX le deben su existencia a la pomada para pelo. Esta sustancia maravillosa brillante y gominosa puede hacer grandes cosas por tu pelo, pero aplicarte demasiada podría dejarlo grasoso.

Descubrí cómo usar la pomada de manera apropiada y tu pelo te va a agradecer.

Entonces, ¿qué es la pomada para pelo?

Fanáticos del look despeinado,  miren para otro lado: la pomada te ofrece control. Funciona mejor en pelo corto a medio. Considerala si queres crear estilos prolijos pero cancheros y con mucho brillo.

 

Estilos con pomada

De la corte del Rey Luis XV a los rockeros y motociclistas de los años 50, los peinados con pomada le han dado históricamente drama, glamour y un look peligroso a quienes los han usado. Los hombres del siglo XX en particular sintieron un gran amor por la pomada, usándola para lucir peinados rockeros con jopos en el apogeo del rock 'n' roll.

Hoy en día este estilo se convirtió en un éxito entre los actores, estrellas de rock y deportistas. Generalmente usado corto a los costados con un jopo que va hacia atrás. Este look necesita la fijación de la pomada para conseguir la altura necesaria.

¿No tenés el pelo suficientemente largo? Probá dale un toque retro con un estilo rockabilly.

La pomada también fue un éxito en el look de los años 20, engominado hacia atrás. Excelente para pelo corto, peinalo hacia atrás o hacé una raya al medio, de cualquier forma obtendrás un estilo que funcione en el trabajo o en un bar. 

Así que, ¿es difícil usar una pomada? Sorprendentemente, no...

Cómo aplicar una pomada

Es mejor aplicar pomada en pelo seco. Si está húmedo no se va a quedar en el pelo. La cantidad que apliques depende de tu tipo y estilo de pelo. La pomada es buena para darle volumen al pelo fino, pero también funciona en pelo grueso. No te pases, ponerte demasiada hará que tu pelo se vea grasoso.

¿Nuestro consejo? Empezá con un dedo de producto. Si necesitás más, agregalo después, "menos es más" va a ser tu mantra cuando empieces a usarla.

Si aplicás demasiada pomada, tu pelo se puede volver demasiado grasoso. Si esto ocurre, usá un secador, el aire caliente derretirá cualquier exceso de producto. Mucho mejor que lavar tu pelo y empezar todo de nuevo.

Frotá la pomada en tus manos, luego rastrillá con tus dedos por todo tu pelo de la raíz a las puntas. Hay que cubrirlo de manera uniforme, así que asegurate de que no te falte ni un solo pelo.

¿Querés una curva? Peiná el pelo a un lado primero, y después derecho hacia atrás.

Listo.